Transportín sí, por favor

Transportín sí, por favorHay un recurso fundamental en la educación y en la vida del perro que goza de muy mala prensa entre los neófitos del mundo canino: las áreas de confinamiento. Nos referimos tanto a las áreas de confinamiento pequeñas (transportín), como a las grandes (perrera, parque para interiores, o una área acotada de la casa). En este caso hablaremos de las primeras.Hay pocas herramientas que susciten un consenso tan generalizado entre los educadores, aun siendo estos de escuelas muy diferentes y pese a que trabajen con métodos opuestos.

 

Y sin embargo el propietario medio tiende a ver en este recurso, una especie de celda que denigra al perro y para el que supone un castigo. Ciertamente mediante una incorrecta introducción de este recurso en la vida del perro, este puede desarrollar un sentimiento negativo hacia el mismo. Pero esto es debido en la mayoría de los casos a una introducción brusca y traumática, y a su recurso exclusivo en situaciones que implican una predisposición negativa por parte del perro: reclusión en caso de molestia por visitas, transporte muy ocasional acompañado de mareos en el coche, visitas al veterinario, etc.

Pero mediante un proceso estructurado el transportín puede y debe convertirse en un lugar agradable para nuestra mascota. Basta con introducirlo en su vida sin recurrir a la puerta. Es más probable que si lo dotamos de una superficie agradable el perro no tarde en considerarlo una especie de habitación en la que relajarse y descansar. Para acostumbrarlo podemos además recurrir a introducir en el mismo juguetes para mordisquear, que solamente podrá disfrutar en su interior, de forma que construyamos una asociación positiva. Posteriormente podremos empezar a cerrar la puerta por breves períodos de tiempo, preferentemente cuando el perro esté cansado y dejando en su interior algún atractivo juguete para mordisquear.

El transportín es la principal herramienta para consolidar los hábitos higiénicos de nuestro cachorro, puesto que bien usado será muy díficil que el perro se alivie en su interior, lo que nos permitirá administrar los tiempos para elegir el momento oportuno en el que sacarlo a la superficie en la que nos interese que haga sus necesidades.

Constituye además el medio más seguro para viajar en coche y nos permite integrar al perro en nuestros viajes y desplazamientos, siendo la garantía de una adecuada convivencia en entornos ocasionales como hoteles, asistencia a cursos y seminarios con él, etc.

Y además es la vía más adecuada para acostumbrar al perro a estar sólo y relajado, previniendo la ansiedad por separación que afecta a tantísimas mascotas.

El transportín no es una cárcel, debe ser la confortable habitación en la que el perro puede relajarse y evitar durante los períodos de descanso los múltiples estímulos que alteran sus necesarias etapas de descanso.

Anuncios

2 pensamientos en “Transportín sí, por favor

  1. Hola Iago, la verdad es que no puedo estar más de acuerdo contigo. Xan siempre aceptó su transportín como área de descanso o más bien, su guarida. Cuando estamos de viaje, prefiere dormir en el transportín que en cualquier otro sitio, aún dejándolo suelto y con el transportín abierto se va a dormir en él.
    La verdad es que soy novato y en mi entorno hay los típicos defensores de los animales… me llamaron de todo la primera vez que vieron que, después de un paseo de una hora aproximada, metía a Xan en el transportín y lo dejaba en el coche, con las ventanas de atrás abiertas (en la Berlingo no le entra agua) y nos fuimos a tomar algo (llovía así que no podíamos estar en terraza). Me dijeron que si eso era maltratarlo, que si no sé qué, que ahí no tenía espacio… vamos, de todo. Yo la verdad es que estaba alucinando, eso me lo decían 2 personas que tienen 2 o 3 perros, cada una, cogidos de protectoras (lo que me parece muy bien), a los que apenas le dan un paseo a la semana, y que vale, tienen terreno para correr, pero uno como se escapaba le pusieron una cadena (eso sí, bastante larga) y al que apenas sueltan… por dios, mira que es atrevida la ignorancia.

    P.D. Lo de cogidos de protectora no es que sean diferentes, lo digo porque también me pusieron verde cuando compré a Xan, aunque eso ya es otra historia.

    • Muchas gracias por tu comentario.
      Efectivamente siempre nos vamos a encontrar con opiniones de todo tipo. Lo importante es saber distinguir que opiniones tienen fundamento y cuales no, o responden a un desconocimiento de lo qué es un perro y lo qué necesita. Y sobre esa otra historia que comentas, tengo pensado escribir un artículo sobre ese tema. Tan sólo te adelante que tienes todo el derecho del mundo a elegir el perro que tú quieres tener y a elegir cuales son las causas por las que militas. Pero en general, la aleeción moral me parece en este caso bastante irrespetuosa y fuera de lugar. Que disfrutes de tu perro, y que lo hagas disfrutar. Esa es tu única responsabilidad.
      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s