Perrofincas

PerrofincasUno de los errores más comunes de aquellos propietarios que disponen de una casa o finca es presuponer que los niveles de actividad de su perro serán adecuados en la medida en que el perro tenga suficiente espacio.El dueño da por sentado así, que su perro está suficientemente ejercitado a nivel físico y por tanto emocional, en la medida en que tiene “metros y metros para correr y correr”.

Nos despreocupamos así de uno de los aspectos fundamentales en la construcción de un adecuado carácter y relación con nuestra mascota, como es la necesidad de pasear juntos.

De la misma forma que el tamaño de nuestra casa no guarda relación con las necesarias actividades que nos permiten desarrollarnos como personas sociales y activas física e intelectualmente, el tamaño de un determinado recinto, por muy grande que sea, no satisface la necesidad del perro de caminar, explorar, oler y relacionarse.

El perro pronto aprende que un determinado recinto es su lugar habitual de residencia, y por muy grande que este sea, no mostrará demasiado interés en recorrerlo varias veces para dar rienda suelta a sus instintos y necesidades, que entre otras incluye el explorar y conocer mediante el olfato y otros sentidos el mundo.

El perro no asumirá la necesidad de trotar durante un determinado tiempo dando vueltas a un perímetro, para mantenerse en forma a la manera de los humanos que hacemos footing. Normalmente el perro de finca que no tiene actividad pronto elegirá un determinado lugar en el que pasará la mayor parte del tiempo. O en un caso todavía peor, se pasará gran parte del día recorriendo el frente de la finca que da acceso a una vía pública o un camino, estando en permanente alerta lo que implica un estado emocional caracterizado por la ansiedad y el recurso al sprint y al ladrido como manifestaciones de una energía mal canalizada y la degeneración de estos comportamientos en un tipo de trastorno obsesivo compulsivo. Otra manifestación de esta situación es el recurso a cavar hoyos, morder plantas, o incluso el morderse la cola.

Su vida social también se empobrece, puesto que el dueño renuncia a la necesaria convivencia que caracteriza el componente social de perro.

Por otro lado el perro pierde la oportunidad de aprender a relacionarse con extraños y con nuevas situaciones, a caminar relajado de la correa y a tener un comportamiento tranquilo en múltiples situaciones.

Una parcela no deja de ser un recinto cerrado, sin muchas de las ventajas que caracterizan a lo que debería ser un área de confinamiento en condiciones (muy útil a nivel educativo y de la que hablaremos en otro artículo).

He oído en numerosas ocasiones que tener un perro, sobre todo si es grande, en un piso, es un crimen. El crimen es no proporcionar al perro una rutina de actividad, juego, exploración y contacto con nosotros y con otros sujetos humanos y caninos que le permitan desarrollarse física, emocional y psiquícamente como perro. Y ello no guarda relación con el tamaño de su jaula o habitación.

La finca obviamente nos permite grandes ventajas, pero no exime al dueño de su debida diligencia para con quien se presupone amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s